En las últimas conversaciones que he tenido con diversas personas por diversos motivos surge el tema de la abundancia.

Eso me lleva a cuestionarme ¿cuáles son las claves para sentirnos verdaderamente abundantes? ¿Qué hay que hacer para que todo fluya para nosotros abundantemente?

Lo primero que surge cuando hablamos de abundancia es que lo relacionamos con dinero.

Tenemos una conexión mental directa que nos dice: “para ser abundantes hay que tener dinero” y no es precisamente así, porque la abundancia se expresa desde todas las áreas de la existencia.

Sin duda el dinero es una parte de nuestra vida que merece estar en orden y fluidez, pero creo que la manifestación de la abundancia va mucho más allá de tener dinero o libertad financiera.

Muchos desean encontrar el secreto para tener mucho dinero, pero pocos se preguntan que desean sentir, que creen que sentiran al hacer esa meta un hecho.

La abundancia no es una cantidad x de dinero

Para muchos el no tener “suficiente” dinero es no estar en abundancia y consideran que es ese el “problema” pero va mucho más allá.

Los que logran trascender las limitaciones del no manifestar dinero, muchas veces descubren, que cuando se obtiene el dinero suficiente y siguen existiendo los mismos patrones obsoletos de pensamiento, de carencia o insatisfacción, no se resuelve lo que consideraba un problema y posiblemente traiga otros retos que no se consideran.

Se dan cuenta de que la manifestación de la cantidad de dinero que creían necesitar, no resolvió la raíz de lo que sienten.

Por un tiempo puede ser incluso un problema mayor, porque cuando el dinero alimenta el ego, es el mismo dinero impide el crecimiento y la conexión esencial.

El universo es abundante y el alma nos guia

Siento que el alma siempre nos guía, incluso en los momentos que parecemos perdidos, incluso en los momentos que alimentamos el ego, siento que toda experiencia es parte del crecimiento y que si dejamos de tener tanta necesidad de control, comenzamos a ver la vida como una gran aventura donde todo suma.

Eres naturalmente abundante, no necesitas esforzarte para serlo, quizás necesites conectarte, pero la conexión no requiere esfuerzo sino consciencia.

Esforzarse genera estrés y consume tu energía, algo que dista mucho de vivir con abundancia.

¿Cuál es el secreto de la abundancia?

Si amas cada cosa que haces, si conviertes cada acción de tu vida en algo apasionante, si te vuelves presente en cada instante y te entregas a vivir de forma más simple y agradecida, sin tanta exigencia mental, ni comparación con el modelo que crearon otros, vas a encontrarte con que la abundancia en la que vives es incuestionable y que al final tu ego y tu mente no controlan la vida como creen que la controlan.

Rendirse ante la grandeza e infinitud de la existencia, confiar en lo que no ves, pero te guía y sostiene te hace experimentar la abundancia de forma evidente.

El presente siempre es abundante, la vida no ocurre en otro momento que este, si quieres sentir la abundancia, si quieres manifestar algo en tu vida comienza a confiar y a tomar acción por tu propia vida desde el presente, comienza a sentir en ti lo que deseas sentir más que el dinero que necesitas para sentirlo y permite que el corazón se abra, a veces es comenzar por lo más simple y cotidiano, por lo posible, es un acto mágico que implica ser humildemente agradecido por tener la oportunidad de tener la vida que tienes y la libertad de crear en ella lo que se te ocurra.

El poder del agradecimiento

Agradecer es una de las claves de la abundancia, entonces entre las cosas que son posibles hacer de forma simple está agradecer, te dejo algunos ejemplos de lo posible:

  • Gracias por la respiración abundante que me sostiene y da vida
  • Gracias por el cielo infinito que me cobija
  • Gracias por la luz del sol que me nutre
  • Gracias por el hogar donde vivo
  • Gracias por la comida que me nutre y sustenta mi cuerpo
  • Gracias por el agua
  • Gracias por el fuego
  • Gracias por la inteligencia
  • Gracias por la posibilidad de crear
  • Gracias por permitirme leer estas líneas
  • Gracias por cada experiencia que despierta mi consciencia
  • Gracias por darme la oportunidad de aportar algo bueno al mundo
  • Gracias por mi familia, amigos, pareja, compañeros de trabajo, y tanta gente que trabaja para que yo pueda vivir con mas comodidad sin ni siquiera conocerlos
  • Gracias por expandir mi obra para ayudar un poco a otros y por darme de vuelta recompensas maravillosas
  • Gracias por la vida, por el aprendizaje, por la evolución del alma
  • Gracias por la música, la danza, el arte, la expresión creativa, la belleza, la risa, el disfrute
  • Gracias por los orgasmos que he sentido y por el placer en el que he vivido
  • Gracias por poder ocuparme de mi [email protected] y por hacerme feliz
  • Gracias por tanta abundancia a cada instante
  • Gracias por permitirme lavar los platos, cocinar, lavar mi ropa es evidencia firme de que tengo comida, donde comerla, con que vestirme.
  • Gracias por los viajes que hago a través de la internet, los libros, los aviones, los autos, los trenes, los sueños.
  • Gracias por la compañía que bien se siente saber que nunca estoy sola, incluso cuando decido estarlo
  • Gracias por permitirme ver la alegría en mis [email protected], mi pareja, mis amigos, mis aliados, mis socios, mis compañeros de vida, y por tanta gente que veo feliz que me inspira.
  • Gracias por cada demostración que tengo de que puedo manifestar todo con facilidad
  • Gracias por este universo infinito al que pertenezco.

La abundancia es tu estado natural

Puedes alcanzar todo lo que deseas, todo lo que sueñas, la abundancia es tu estado natural.

Si estás alineado con el propósito de tu alma la manifestación será fluida, considera que a veces sucede que lo que llamas impedimentos, lo que crees que te retrasa, es lo mejor que puede estar sucediéndote, ¡tu alma te guía siempre! ¡Confía!

 

Recibe nuestras clases y meditaciones 

Únete a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de Chandrika Shala

You have Successfully Subscribed!