¿Cuánto vales? ¿Cuan feliz estás habitando tu cuerpo? ¿Qué tan cómodo te sientes en ti? Cuando piensas en “valoración” ¿qué viene a tu mente?Quiero que pienses ¿Cuánto valgo? ¿Cuánto vale mi vida en este cuerpo? ¿Qué valor tiene mi existencia?

Imagina esto: Si pudieras ponerle un color, un peso, un tamaño, una forma física, un material a tu valor, ¿qué elegirías?

Cuando imagino eso, pienso en un ser brillante como un diamante, dorado como el oro, lleno de sonrisas y amor, un ser que puede tomar cualquier forma, infinito, creativo, pero sobre todo amoroso y feliz.

Esto post más que decirte cual es tu forma de valorarte, te invita a cuestionarte, a reflexionar sobre tu propio valor, porque dependiendo de cuanto te valores, (y para ello primero viene conocerte, porque valoramos aquello que conocemos) así se manifestará ante ti la vida que realmente te mereces y te hace feliz.

No nos enseñan a valorarnos, a amarnos tal como somos, nos ponen muchos modelos de valor externos que no son reales, pero llega un momento en el que tenemos la consciencia suficiente para tomar las riendas de nuestro valor personal.

Muchas veces nos confundimos, nos alejamos de nuestra verdadera esencia y nos encaminamos a vivir vidas que no nos corresponden, cuando esto sucede nos volvemos tristes, decaídos, las rutas que tomamos se vuelven poco fluidas, hay sacrificio, esfuerzo.

Si tan solo recordarás que tu valor no depende de tu éxito, de tu dinero, de tu prototipo de belleza, de tu peso, de tu edad, de tus creencias…

Si tan solo recordaras que eres amor, puro, infinito, creativo, que eres único, que quisiste manifestar tu existencia en un cuerpo para poder hacer este viaje increíble a la tierra.

Hoy quiero decirte algo que es muy real: ¡tu viniste a esta tierra a ser feliz! Pero ser feliz solo es posible siendo realmente quien tú eres, por eso es necesario que te conozcas y te ames tal y como eres, para que vibres en tu propia verdad y tu energía fluya libremente.

Mientras más sepas quien eres, más te aceptes y ames, más te conozcas y valores, más te atrevas a apostar a ti mismo, más energía fluirá a través de ti y más manifestarás la vida que tu mereces. Pero, ¿Como puedes lograr esto?

Te voy a dejar unas recomendaciones que a mi me sirvieron un montón:

Medita.

Ese espacio de silencio contigo mismo no solo es una recarga, sino que también es una oportunidad de autoconocimiento. Te puedes unir al Reto de 21 dias para aprender a meditar o al Curso de Principiantes.

Cuida tu cuerpo.

Trata tu cuerpo con infinito amor, alimentalo con consciencia y amor, acarícialo, míralo y acéptalo todo como es, permítele descansar, ejercitarse, reírse, amalo.

Conoce cuales son tus gustos.

Reconoce cuales son tus gustos verdaderos, y eligelos, te has preguntado qué tipo de películas te gusta ver, que libros leer, que comida comer, donde estas más feliz, en que te gusta trabajar, que trabajo sería ideal para ti, que te apasiona, con que tipo de personas te gusta estar, a donde te gustaría viajar, como te gusta vestir, cuales son tus telas y colores favoritos, como son tus mejores relaciones, que tipo de conversaciones prefieres, que conversaciones te gustas tener, que carro te gusta usar, que deportes o actividades te gusta hacer. Responder este tipo de preguntas te puede ayudar a conocerte más y saber sobre tus valores personales.

¿Que te gusta hacer?

Me preocupa cuando les pregunto a las mujeres que les gusta hacer, que les interesa vivir y me responden, “NO LO SE” esto es un indicativo de desconexión consigo mismas. Si este es tu caso, te invito a recordar que te gustaba hacer cuando eras niña. Que sueños tenías en la adolescencia. Que actividades hacías solo por placer.

Por ejemplo: Cuando era niña me encantaba pintar, dibujar, estar sentada en un árbol, recortar muñequitas de papel y vestirlas, hacer manualidades, tenía un mundo interior muy rico y creativo, me imaginaba mundos donde le daba vida a mis dibujos, mis muñequitas, a los árboles, sentía que todo estaba lleno de magia y luz.

Ahora cuando quiero conectar conmigo misma, busco espacios en la naturaleza, dibujo, medito, imagino esa luz que le daba vida a todo, imaginarme en “ese mundo” me hace sentir bien, sentir conexión conmigo misma implica darme espacios en soledad, meditar, hacer trabajo creativo.

Cuando queremos “recordar” quienes somos ir a la niñez nos puede dar muchas respuestas.

Haz Yoga

Otra forma que encuentro de “reconectar” conmigo misma es hacer Yoga, cuando trabajo en mi cuerpo, aprendo de él, como siente, como se expresa, el cuerpo guarda toda la información de las experiencias que hemos vivido, cuando aprendemos a escuchar el cuerpo sabemos hacia donde queremos dirigirlo. Puedes unirte a mis clases de Tantra Kriya Yoga, clases enfocadas en dirigir la energía para liberarte de bloqueos y sentir bienestar en tu cuerpo.

Respira

Si algo es importante en la vida en la tierra es respirar, la respiración es conectar con la vida, inhalar y exhalar conscientemente, te trae al presente, ¡vivir en presente es VIVIR! No puedes cambiar el pasado, no puedes adelantarte al futuro, la vida es hoy, aquí y ahora, ¡aquí puedes hacer todo lo que decidas!

Por otra parte, respirar consciente, lenta y profundamente, te ayuda a estar relajado, en quietud y claridad. ¡Aprende a respirar! Tengo un curso de Respiración Consciente y Pranayamas que te resultará muy efectivo.

Amate tal como estas

No esperes a cambiar nada en ti para amarte, ama todo tu cuerpo, tal como está, reconoce lo increíble que es, es tu templo, el lugar donde resides, no necesitas quitarle manchas, ni celulitis, ni peso, ni arrugas, ni canas, ni flacidez, no necesitas ser mas esto o menos aquello, tu eres suficiente como eres, no necesita ser diferente para amarte.

Reconoce tus dones y talentos, ama tu ser, ama tu vida, es una oportunidad increíble y finita, aprovéchala y agradécela.

Recibe nuestras clases y meditaciones

Únete a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias de Chandrika Shala y disfruta de clases y meditaciones gratuitas

You have Successfully Subscribed!